Los lectores de borradores son importantes

Hay algunos escritores que trabajan con otros escritores. Desarrollan la trama, los personajes, el dónde y cuándo, y juntos crean una historia. No soy esa clase de escritora. Para mí, es una pasión de una persona. Tal vez soy demasiado egoísta o sobreprotectora de mis ideas, pero la verdad es que la mayoría de las veces escribo toda la historia junta —la trama— y no siento la necesidad de discutirla con otras personas antes de sentarme a escribirla.

Sin embargo, que escriba sola no significa que el libro final que publico sea únicamente producto de mi trabajo.

Cuando escribí mi primera novela oficial, The Last Summer, y pensé que no tenía nada para perder si la publicaba, imprimí una copia y se la di a mi mamá y después a mi hermana para leer. Se la hubiera dado a mi papá primero —a él le gustaban las novelas de suspenso y misterio— pero había fallecido antes de que yo la terminara. También le envíe el borrador a una amiga.

El resultado fue una devolución sumamente valorable que consideré mientras editaba la novela.

Había escrito los primeros cuatro libros de la serie The Five alrededor de 2012 y no estaba segura sobre publicarlos o no, así que dejé que mi sobrina mayor decida.

Una gran lectora, tuvo la tarea de convertirse en mi primera lectora de borradores oficial y de darme una devolución honesta. Lo hizo, y sus comentarios fueron constructivos y positivos.

Además de servir para problemas que pueda haber en la trama, ciertos errores o temas de ritmo, tener lectores de borradores puede servir en una manera más profunda y emocional. Sé que las personas, especialmente las que te quieren, pueden mentir, y quizás eso es lo que hicieron mi familia y amigos. Pero a la vez, como sé que saben lo mucho que me importa escribir, si hubieran pensado que los libros eran un desastre, me lo hubieran dicho — sutilmente.

Los lectores de borradores te pueden ayudar cuando estás dudando del futuro de un personaje o del final —o comienzo— de un capítulo; también pueden ayudarte a ver si hay aspectos de la trama que deberías cambiar porque se leen forzadas.

Por supuesto, los editores usualmente se ocupan de los temas que ellos —nosotros— tenemos el ojo entrenado para ver, pero cuando no podés pagarle a uno y te estás auto-publicando, creo que es esencial encontrar a alguien que te dé una mano. Especialmente si es alguien que lee libros del género en el que escribís y que está al tanto de lo que puede distinguir a tu novela de otras.

¿Tenés lectores de borradores? ¿Cuántos? ¿Sus comentarios te resultan útiles?

Moira Daly

  • ¿Sentís estrés? Relajate
  • Sobre reseñas